Deportes

Comunidades judía y árabe en Argentina lamentan uso político de la selección

Las comunidades judía y árabe de Buenos Aires, dos de las mayores del mundo, lamentaron hoy, cada una con sus razones, el cariz político que ha tomado el suspendido partido entre Argentina e Israel, y descartaron que el hecho vaya a afectar a la armonía histórica entre ambos colectivos en la ciudad.

“El partido amistoso era una muestra más de amistad (entre los dos países) y haberlo suspendido es infiltrar la política de la peor manera de la mano del terror y meter miedo”, dijo a Efe Agustín Zbar, presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), sobre la cancelación del encuentro futbolístico que iba a tener lugar el sábado próximo en Jerusalén.

Este martes, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció que cancelaba el partido -un amistoso previo al Mundial de Rusia- tras una intensa campaña del movimiento BDS, que promueve el Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel hasta que acabe la ocupación israelí de los territorios palestinos.

“Nos dio mucha pena que la selección tomara esa decisión con motivo de unas manifestaciones que hubo en Barcelona por parte de un grupo pequeñísimo de personas”, consideró Zbar, quien esta misma noche viaja a Israel para cumplir con una agenda institucional que incluía ver el partido de fútbol.

A su juicio, la decisión de la AFA es “muy desafortunada”, y opinó que la selección, “que no anda muy bien en lo futbolístico”, se metió “en un terreno que muy poco entienden, que es el de la política”.

“Nos parece completamente irracional, absurdo, inexplicable y no presagia nada bueno para la selección en el desempeño deportivo en el mundial empezar a tomar decisiones tan malas en áreas que tan poco tienen que ver con el fútbol”, sentenció.

Por su parte, Rafael Araya Masry, presidente de la Confederación Palestina Latinoaméricana y del Caribe (Coplac) afirmó a Efe que el partido tomó un carácter político “desde el origen”, ya que recordó que el contrato para llevarlo a cabo lo rubricaron el presidente de la AFA, Claudio ‘Chiqui’ Tapia y el embajador de Israel en Buenos Aires, Ilan Sztulman.

“Un hecho que tendría que haber sido estrictamente deportivo y que por el capricho de (Benjamin) Netanyahu de llevarlo a Jerusalén se transformó en un hecho político de magnitud lesionando los intereses palestinos”, reprochó el también miembro del Consejo Nacional Palestino.

“Esto fue de una torpeza tremenda y afortunadamente los jugadores tuvieron la lucidez y valentía de decir no”, añadió.

En Jerusalén, miles de personas quedaron decepcionadas ante la noticia de que no verían a Leo Messi y otros ídolos jugar en la ciudad, un encuentro con la selección israelí para el que se habían agotado las entradas en un tiempo récord.

Desde el momento de conocerse la noticia, la suspensión del partido alcanzó un fuerte componente político: no obstante, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, llamó al presidente argentino, Mauricio Macri, para tratar la cuestión.

Fuentes del Gobierno argentino reconocieron a Efe que la AFA declinó jugar “por solidaridad” a amenazas sufridas por Messi y reiteraron la “posición histórica” del país en pro del diálogo palestino-israelí.

“¿Quién más importante en el mundo del fútbol que Messi?. La foto de Netanyahu con Messi o la foto en los lugares santos de la selección hubiera significado convalidar una actitud absolutamente violatoria de las normas que rigen el derecho internacional y las relaciones entre los estados”, señaló Araya Masry en referencia a que se aceptaría “una situación ilegal” al asumir a Jerusalén como capital de Israel.

En Argentina, donde la comunidad judía más grande de Latinoamérica reside en armonía con la también amplia colectividad musulmana, las cosas parece que no van a cambiar a pesar de las decepciones de unos y otros.

“No va a afectar la relación con nuestros primos musulmanes aquí en Buenos Aires de ninguna manera. Es un hecho aislado, puntual, descabellado que sale de lo lógico”, añadió Zbar, convencido de que las amenazas sufridas por la selección es “terrorismo”.

Según concluyó, Tapia “tiene una gran amistad con Israel” e incluso estuvo en la celebración de los 70 años del Estado en la Embajada.

“Ahí se anunció el partido, yo estuve reunido con él… estuvimos proyectando la visita nuestra con el seleccionado argentino al Muro de los Lamentos”, evocó.

El presidente de la Coplac también asumió que en el país todas las comunidades han convivido en armonía “porque son principalmente argentinos”.

“A esta dependencia vienen muchos judíos y en la militancia activa por Palestina también tenemos muchos judíos. No tenemos que hacer un sinónimo de judío e Israel”, enfatizó, a la par que abogó por aprender “a ponerse en el lugar del otro”, porque “empatizar con quien padece el dolor y con el más débil de cualquier historia es inherente a la condición humana”. EFE

Etiqueteas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close