Nacionales

La contaminación y riesgo de las marañas de cables en la República Dominicana

Las marañas de cables y la ocupación de espacios públicos son el dolor de cabeza de la contaminación visual. Varias prestadoras de servicios telefónicos y de transmisión por cable son las principales contaminantes visuales con marañas de cables en todas las provincias de la República Dominicana.

Las marañas de cables atentan contra la visión y el paisaje de nuestro país y a la vez en algunos sectores son un verdadero peligro porque afectan la seguridad y la salud de los ciudadanos, porque no son ni una ni dos las personas que tropiezan con estos tipos de cableados diariamente.

Las marañas son contaminantes directos del medio ambiente.

La contaminación visual que producen las marañas de cables hoy en día en la República Dominicana supera por mucho a la que producen las vallas publicitarias. El gran Santo Domingo es el más afectado por las marañas de cables. Estas tienden a producir ansiedad a las personas y a la vez contribuyen a la desorganización y al desorden. También tienden a dar mala impresión a las personas y turistas que nos visitan que en algunas ocasiones emiten opiniones negativas sobre nuestro país por este tipo de contaminación.

También trae problemas ecológicos debido a que rompe con el equilibrio de la naturaleza.

Anteriormente las compañías prestadoras de servicios de electricidad ocupaban el primer lugar, pero fueron desplazadas por varias prestadoras de servicios telefónicos y de transmisión por cable con las marañas de cables contaminantes.

Responsabilidades

Ha habido mucha irresponsabilidad de quienes se han dedicado a este tipo de mala práctica, pero también no deja de ser una responsabilidad de nosotros los ciudadanos que hemos permitido esta contaminación visual y no hemos exigido que se deje de cometer este tipo de delito que nos afecta a todos. Esta problemática tampoco deja de ser una responsabilidad de los ayuntamientos, Ministerio de Medioambiente, el INDOTEL, Ministerio Público y la Policía. Lo peor de todo esto, es que hemos sido indiferentes con esta problemática. No tenemos que ir a ningún barrio solamente hay que salir a las calles y de inmediato al mirar los postes encontraremos el desorden de cablería . En esto no hay diferencia entre calles, avenidas, barrios y sectores residenciales todo es lo mismo. Sobre todo en el gran Santos Domingo y las provincias con más densidad poblacional.

Con las marañas de cables que tenemos fácilmente se llenarían 2 estadios y faltaría espacio. Este tipo de contaminación en la Republica Dominicana, propicia un gran desorden. Son muchos los cables que no se utilizan y se dejan colgados o tirados en calles y avenidas, porque es mucho más fácil el desorden que recogerlos y llevarlos a un lugar de desecho. Pero también hay muchas instalaciones de cableados sin ningún tipo de criterio.

Las competencias y las malas prácticas entre algunas prestadoras de servicios de telefonía, transmisión por cable e internet acompañado del descuido ha sido la principal fuente de contaminación por marañas de cables en la Rep. Dom. Esto se ha ido convirtiendo en un peligro de salud para los dominicanos y además afecta el tránsito vehicular y peatonal. A parte de los daños ambientales, de salud y de ornato afectan también la propiedad privada.

Las marañas de cables aparte de romper con la estética y el paisaje, perturban la vista y afectan el cerebro de las personas.

Entiendo que la constitución y las leyes regulatorias medio ambientales en este sentido deben ser respetadas y así evitarles una carga al Estado y la incomodidad y el riesgo de salud de los ciudadanos.

En busca de soluciones

Es importante que las compañías prestadoras de este tipo de servicio establezcan acuerdos en ese sentido, donde estén involucrados los ayuntamientos, Ministerio de medio Ambiente, INDOTEL y la Policía.

Hoy en día lo que se estila en los países desarrollados y en desarrollo es que estos servicios se suministren por cableados soterrados, por fibra óptica o inalámbrico. Y hay compañías que les pagan un porciento a otra por el uso de la cablería o medio de transmisión y en ocasiones le sale hasta más barato a alguna prestadoras de este tipo y el servicio es más eficiente. Si vemos a Estado Unidos, Europa, Canadá y muchos países asiáticos veremos que esto funciona como acabamos de mencionar. Para algunas cosas queremos imitar a esos países pero para esta no.

También debemos seguir trabajando en la reorganización de los cables energéticos ya que hemos avanzado en este sentido. Tenemos lugares donde este tipo de contaminación se ha convertido en nido de roedores. Es importante que se arranque con un plan piloto de eliminación y reorganización del cableado en la Republica Dominicana en sentido general. Es importante una mesa de trabajo donde estén las EDEs (prestadoras de servicios eléctricos) y las compañías prestadoras de servicios de internet, transmisión por cable y telefonía, representantes de la sociedad civil conjuntamente con las instituciones del Estado a las que de una manera u otra les toque regular en este sentido, a fin de darle seguimiento y solución a esta problemática. Deben establecerse responsabilidad para retirar de las calles esos cables que están en desuso, los postes en mal estado y mal instalados.

Nosotros los ciudadanos debemos tener mayor participación en la solución de este tipo de problemática, ya que afecta la salud de nuestra familia y la de nuestros conciudadanos.

¿Hacia dónde y hasta dónde se pretende llegar con este tipo de contaminación?

Fuente: Diario Libre

Etiqueteas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close