Miércoles, 14 Febrero 2018 19:24

«Con quién dejarán a sus hijos», es la preocupación de muchos padres por paro de la ADP

Con quien va a dejar sus niños durante dos días, es la principal preocupación de una madre que tiene a su dos hijos en la escuela República de Dominicana, en Villa Juana, luego que las seccionales de la provincia Santo Domingo de la Asociación Dominicana de Profesores «ADP» anunciaran un paro labores de 48 horas, el jueves y viernes de esta semana.

“No hay money dinero) para cocinar esos dos días”, añade la señora, al tiempo que muestra angustia y preocupación, al igual que muchos otros padres consultados que tienen a sus niños en escuelas públicas, sobre todo en la modalidad de Tanda Extendida.

Carlos, quien es tutor de dos menores que estudian en la escuela República del Perú, expresa que no sabe qué hará durante esos dos días, debido a que no puede faltar a su trabajo, pero no quiere dejar a los niños solos.

En cambio otros padres mostraron sorpresa al enterrarse de que hay un llamado a paro, porque desconocían el evento, e inmediatamente se mostraron ansiosos al plantearse la interrogante de “con quien voy a dejar a mis hijos”.

“Yo tengo dos, uno en la escuela República del Perú y otra en Republica de Haití, y todavía no sé qué voy a hacer, hay que atenderlos y habrá que cocinar”, indicó otra de las madres consultadas.

Listín Diario recogió estas impresiones en un recorrido por las principales escuelas del Distrito Nacional, donde se contraponen las preocupaciones de los padres, con los argumentos y las justificaciones que dicen tener los docentes para realizar la protesta.

Argumentos

En primera instancia, la ADP anunció un paro labores de 48 horas, en rechazo a la implementación de la Ordenanza 24-2017 porque, según la asociación, viola la Ley 66/97 y el Estatuto del Docente, sin embargo, las quejas por otras reivindicaciones abundan.

Cuestionan la legitimidad del proceso de evaluación docente por desempeño que hiciera el Ministerio de Educación (Minerd), en noviembre del año pasado, y afirman que dichos resultados no han sido conocidos, ni se han aplicado los beneficios económicos que de allí derivarían.

Consideran además que los incentivos por postgrado y especializaciones son “pírricos”, ante el costo de una maestría. “Una maestría cuesta entre 300 y 400 mil pesos, y lo que el Minerd aumenta son dos y tres mil pesos, ¿Cuántos años tendrán que pasar para retornar lo invertido?”, cuestionó uno de los docentes consultados.

También se quejaron por los recursos que llegan a las escuelas para material gastable y mantenimiento, los cuales consideran llegan tarde y son insuficientes para mantener los planteles. “Antes llegaban trimestral, pero ahora no se sabe, por ejemplo la de este año no ha llegado”, puntualizó la directora de una escuela, que prefirió no ser identificada.

Fuente: Diario Libre

Top