Internacionales

Washington reimpuso sanciones contra Irán

El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer que a medianoche reimpondrá una serie de sanciones que había levantado a Irán tras el acuerdo nuclear de 2015 con el objetivo de “cambiar el comportamiento” de los ayatolás y forzarles a negociar un nuevo pacto “más amplio”.

La reanudación de sanciones busca aislar económicamente al Ejecutivo iraní, forzando a compañías extranjeras a cerrar sus negocios en el país persa; aunque al mismo tiempo amenaza con profundizar la brecha entre EE.UU. y la Unión Europea (UE), ya que las sanciones afectarán a empresas europeas.

“Estados Unidos está completamente comprometido a hacer cumplir nuestras sanciones”, afirmó ayer el presidente estadounidense, Donald Trump, según recoge la Casa Blanca en un comunicado.

Trump avisó que “los individuos o entidades que no cancelen sus actividades con Irán corren el riesgo de sufrir graves consecuencias” y aseguró que Estados Unidos ha estado trabajando con otras naciones para implementar una “campaña de máxima presión económica” contra el Ejecutivo iraní.

A pesar de esa campaña, el mandatario reiteró su deseo de negociar un acuerdo más amplio, que no se limite al programa nuclear de Irán y englobe sus actividades en países como Yemen y Siria.

“Estoy abierto a alcanzar un acuerdo más amplio que aborde toda la gama de actividades malignas del régimen, incluido su programa de misiles balísticos y su apoyo al terrorismo”, aseveró Trump.

Para reanudar las sanciones, Trump firmó ayer una orden ejecutiva en la que se establece que, a partir de las 00.01 hora local de hoy martes (04.00 GMT), estará prohibido el comercio de oro, metales preciosos y materiales como el aluminio y el acero, así como la venta de automóviles fabricados en Irán.

Asimismo, EE.UU. rechazará las transacciones financieras relacionadas con el sistema de ferrocarriles, impondrá sanciones a quienes compren o faciliten la emisión de deuda soberana iraní y prohibirá a Irán usar dólares estadounidenses.

Anoche mismo Washington también revocó los permisos que permiten la importación de alfombras y alimentos iraníes, como los pistachos. Funcionarios estadounidenses explicaron que el objetivo es doble: forzar a Irán a negociar otro acuerdo y cambiar su “comportamiento”.

LA RESPUESTA DEL PRESIDENTE ROHANI

El presidente iraní, Hasan Rohaní, descartó ayer volver a negociar con Estados Unidos mientras aplique sanciones contra Irán, una etapa delicada que -afirmóse podrá superar si todos en el país se muestran unidos. Horas antes de la entrada en vigor de la primera ronda de sanciones estadounidenses, impuesta tras la retirada de EEUU del acuerdo nuclear de 2015, Rohaní aseguró que es el turno de Washington de “demostrar que quiere solucionar algo con las negociaciones”. En una entrevista a la televisión estatal iraní, Rohaní calificó la postura de Washington de “contradictoria” ya que en su opinión “no se puede negociar al mismo tiempo que hay sanciones”. De esta forma respondió a las sancinoes del presidente estadounidense, Donald Trump. EFE

Etiqueteas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close