Internacionales

El papa Francisco denuncia explotación de mujeres y niños viaje Tailandia

El papa Francisco denunció este jueves que en nuestros días “mujeres y niños son particularmente vulnerados, violentados y expuestos a toda forma de explotación, esclavitud, violencia y abuso”, y lo hizo en su primer discurso en Tailandia, una de las metas del turismo sexual.

Francisco que llegó este martes a Bangkok, pero que comenzó hoy su agenda oficial con la visita a la sede del Gobierno, quiso reconocer también “los esfuerzos” de las autoridades tailandesas “para extirpar este flagelo, así como a todas aquellas personas y organizaciones que trabajan incansablemente para erradicar este mal y ofrecer un camino de dignidad”.

Aunque el pontífice argentino no nombró específicamente la explotación sexual de mujeres y niños sobre todo por parte de turistas en este país, un negocio que aunque se ha reducido mucho en los últimos años supone cerca del 2% ó 3% del PIB, según varios informes.

Según algunas ONGs que trabajan en el país, más de 60,000 niños son explotados sexualmente en Tailandia cada año y cerca de 300,000 mujeres han caído también en la trata en un país donde paradójicamente la prostitución esta prohibida. Son sobre todo mujeres y niños procedentes de Camboya, Vietnam y Laos.

Ante las autoridades del país y tras haberse entrevistado con el primer ministro, el general Prayuth Chan-ochoa, el papa también se refirió al fenómeno de la migración que aseguró que “por las condiciones en que esta se desarrolla (…) representa uno de los principales problemas morales que enfrenta nuestra generación”. “La crisis migratoria no puede ser ignorada”, destacó, y citó como “la propia Tailandia, conocida por la acogida que ha brindado a los migrantes y refugiados, ha enfrentado esta crisis debido a la trágica fuga de países vecinos”, dijo Francisco. ONGs como Human Right Watch y la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) han denunciado las condiciones de los pakistaníes cristianos y los de la minoría musulmana ahmadí a quienes Tailandia niega el estatus de refugiado aunque hayan tenido que huir de su país por ser perseguidos por su fe. Ante ello, instó a “la comunidad internacional actúe con responsabilidad y previsión, pueda resolver los problemas que llevan a este éxodo trágico, y promueva una migración segura, ordenada y regulada”. EFE

Etiqueteas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close