InternacionalesPoliticaSalud

La dictadura de Cuba quiere obligar a una presa política a abortar contra su voluntad

Lisdany Rodríguez Isaac, de 25 años, cursa casi siete semanas de embarazo en el penal de mujeres Guamajal. En diálogo con Infobae, su madre denunció que “la situación es pésima porque no hay alimentos ni medicinas”

Cuba.- La dictadura cubana pretende obligar a la presa política Lisdany Rodríguez Isaac, de 25 años, a abortar contra su voluntad.

La mujer, quien está cumpliendo una sentencia de ocho años por protestar en las masivas manifestaciones del 11 de julio de 2021 —-más conocidas como 11J—, cursa un embarazo de casi siete semanas en pésimas condiciones de salubridad en el penal de mujeres Guamajal, ubicado en la provincia de Santa Clara.

En diálogo con Infobae, su madre, Barbarita Isaac Rojas, indicó: “Quieren que mi hija aborte pero ella no quiere porque siempre ha esperado tener un bebé. No imaginaba el momento en que vino a ocurrir pero ellos (su hija y su pareja, también preso político) lo quieren tener”.

Luego denunció que el contexto en el que se encuentra Lisdany en la prisión es muy preocupante. “La situación ahí es pésima porque no hay alimentos ni medicinas. Ella se siente mal y no hay ni que comer”, detalló; al tiempo que pidió: “Quiero que la ayuden y la apoyen”.

La prestigiosa ONG Prisoners Defenders publicó en sus redes sociales un audio de la mencionada Barbarita en el que narró cómo se enteró de la situación. La mujer tiene trillizas y dos de sus hijas están privadas de su libertad: Lisdany, quien cursa un embarazo; y Lisdiany.

El ex embajador estadounidense Víctor Manuel Rocha se declaró inocente de los cargos de espionaje para Cuba

“Lisdiany me llamó porque Lisdany está embarazada. El esposo de ella también está preso pero ella lleva muchos años con él y entonces nunca había podido salir embarazada. Casualmente ahora está embarazada. Y bueno, tiene seis semanas, casi siete… No le están dando buen alimento ahí porque en realidad no hay comida ahí, no hay medicamentos, no hay nada”, describió.

Y siguió: “Ahora la Seguridad del Estado la quiere obligar a que se saque el muchacho. Y entonces ella me dijo a mí que iba a ver si denunciaba eso porque no quiere sacarse el niño. Ella se siente muy mal. No hay gravinol para los mareos, no tienen medicamento alguno ahí adentro para darle”.

Por su parte, Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders, manifestó a Infobae: “La Seguridad del Estado está obligando a la prisionera de conciencia Lisdany Rodríguez Isaac a abortar en contra de su voluntad. Lisdany, miembro de Yorubas Libres de Cuba, cumple una sentencia de ocho años en la prisión de mujeres Guamajal de Santa Clara por manifestarse pacíficamente el 11 de julio de 2021 y por ser feligresa de la asociación de Yorubas Libres de Cuba”.

Para aumentar su influencia en la región: Rusia envió a su canciller a una gira por Cuba, Venezuela y Brasil
El titular de la ONG recordó que, recientemente, “Naciones Unidas ha defendido su causa en la carta acusatoria enviada por cuatro relatores especiales y el grupo de trabajo para la detención arbitraria. La carta se llamaba AL CUB 2023″, recordó.

Y continuó: “Lisdany y su esposo, tras años esperando tener un hijo, mantuvieron un encuentro en el pabellón y, para sorpresa de ambos, ella quedó embarazada de un hijo muy deseado. Se encuentra de casi siete semanas de gestación. Oficiales de la Seguridad del Estado de la prisión Guamajal la quieren obligar a abortar, no recibe atención médica alguna, la tienen sin alimentos ni medicinas y la coaccionan para que aborte este bebé deseado de la pareja”.

“Su madre teme por las vidas del bebé y de su hija. Desde Prisoners Defenders defendemos la vida de este bebé y culpamos al gobierno de Cuba de estar cometiendo un asesinato. Un aborto forzado en contra de la voluntad de una madre y sin motivo clínico no es sino un asesinato producto del terrorismo de Estado”, concluyó.

Infobae

Relacionados

Botón volver arriba