Editorial

La toma de La Victoria

Editorial del periódico Listin Diario del día 18 de septiembre de 2020.

Con una población de presos siete veces mayor de la que permite su espacio físico, La Victoria es un an­timodelo penitenciario.

Es un puro antro, en el más amplio senti­do de la palabra.

Todos los vicios y las promiscuidades hu­manas, toda actividad ilícita, toda inequi­dad judicial, se diseminan en su interior como las células de un cáncer de difícil ex­tirpación.

Tenían que estallar escandalosos episo­dios de perversidades y maquinaciones cri­minales para que, al fin, las autoridades ju­diciales y policiales decidieran hincarle el diente a ese monstruo indomable.

Y lo hicieron con un amplio operativo de comandos para ocupar la cárcel y hacerse cargo de un proceso de reorganización, tras destituir a los jefes y sus mancuernas inter­nas, responsables del estado de cosas.

La procuradora general, Miriam Ger­mán, ha actuado con firmeza y carácter al disponer esta medida y comprometerse a establecer un nuevo orden interno, hasta que comience la mudanza de presos para el nuevo recinto.

Las mismas precariedades, el mismo cli­ma de aberraciones y de hacinamiento se re­pite en otras cárceles, por lo que se hace ne­cesario un abordaje directo, con despliegue de autoridad, para subsanarlas.

Ojalá que este sea el principio de una ade­cuación del sistema penitenciario nacional, que burla los parámetros de alojamiento, servicios y programas de regeneración, y que patentizan la antítesis del modelo moderno, más humano y más cercano al respeto de la dignidad humana.

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba