EconomíaNacionales

Micro y pequeñas empresas serían las más castigadas por el aumento salarial

Santo Domingo, RD.- El aumento salarial al sector privado encuentra a las empresas en uno de los momentos más difíciles de los últimos tiempos, debido a la merma en sus actividades productivas a consecuencia de la pandemia del coronavirus, que lleva poco más un año afectando al país.

Desde que se implementaron las primeras medidas por el avance del covid-19 en el territorio nacional las grandes, medianas, pequeñas y micro empresas empezaron un proceso de cancelación de su personal, porque no podían seguir operando en condiciones adversas.

Según el boletín especial de Mipymes Dominicanas ante el COVID-19, edición especial junio 2020, del Observatorio Mipymes, en términos de operaciones el 74% de las empresas Mipymes encuestadas reportaron que tuvieron que cerrar sus empresas de forma total por la pandemia, mientras que un 20% indicó que cesaron sus operaciones de manera parcial.

El mismo boletín reveló que gran parte de estas empresas pertenecían al sector formal, y un 52% de ellas indicaron que creían que tendrían que despedir a algún empleado en los siguientes 2 meses.

Es en ese sentido que el aumento salarial anunciado pudiera estar poniendo al borde del precipicio a esas pequeñas empresas que han logrado sobrevivir durante la crisis. Además de que engrosaría las filas del desempleo a nivel nacional.

El economista Antonio Ciriaco, vicedecano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), manifestó que hay empresas pequeñas que incluso han desaparecido.

Ciriaco dijo que quizás a otras de ellas un incremento de un 11 por ciento, lo más probable es que no les afecte tanto, porque hubo un proceso de diferenciación de incremento de salario por tipo de empresas. “Las empresas pequeñas, evidentemente, son las que han sido más afectadas en este proceso de pandemia, y uno de los problemas que tienen es el financiamiento. Yo creo que eso hay que tomarlo en consideración”, expresó Ciriaco.

El economista agregó que no todo el sistema empresarial mediano, pequeño y micro va a asumir este incremento de salario. Refirió que ese aumento lo van a cumplir aquellos negocios que les ha ido bien en este proceso, que prácticamente son empresas grandes. “Yo creo que esta situación traería como consecuencia, en un contexto inflacionario, mantener altos los niveles de inflación, porque esto afecta el costo de producción de las empresas”, dijo Ciriaco.

Realidad 

Las empresas no han logrado aún levantarse de la crisis generada por la pandemia. Todavía persisten empleados en suspensión y otros despedidos. Según el Informe Situación Macroeconómica de febrero 2021 del Ministerio de Economía, Planificación & Desarrollo (MEPyD), en enero de este año las actividades que experimentaron mayores caídas fueron las de construcción, con un 58.4 por ciento; la inmobiliaria, con un 33.6 por ciento, y el comercio, con un 21.9 por ciento.

Este informe plantea que las Mipymes, por su naturaleza, constituyen el segmento productivo más golpeado por la pandemia, puesto que tienen estructuras productivas con un mayor nivel de vulnerabilidad económica con respecto a las grandes empresas. Además de su baja capacidad de resiliencia, escaso margen de acción para poder llevar a cabo planes de contingencia y, para el caso de una proporción significativa, bajos niveles de digitalización, lo cual le impide convertir sus procesos productivos a formas alternativas como el teletrabajo y el comercio electrónico.

El aumento anunciado fue de un 19 por ciento para las grandes empresas, un 59 por ciento para las medianas empresas, un 20.2 por ciento para las pequeñas empresas, y un 11 por ciento para las micro empresas.

Lo expresado la semana pasada fue un incremento al salario mínimo del sector privado, no así para el sector público, quienes también deben enfrentar el alto costo de la vida, con una canasta básica familiar situada en RD$38,177.

Desempleo 

Producto de la pandemia del covid-19, el desempleo pasó de un 6 por ciento en el primer trimestre del 2020 a un 7.4 por ciento en el tercer trimestre de ese mismo año, según el Banco Central de la República Dominicana. Por ejemplo en la zona turística de Verón-Punta Cana, donde los hoteles cerraron sus puertas, las cifras de personas despedidas alcanzaron los 26,050 para el mes de julio del 2020, según datos del Ministro de Trabajo.

Cabe destacar que sin pandemia en Verón-Punta Cana, la zona hotelera era fuente de empleos directos para 70 mil personas.

En el boletín antes mencionado del Observatorio Mipymes se detalla que en el ámbito laboral, entre el 29 de febrero y el 30 de abril del 2020, la cantidad de trabajadores del sector privado cotizantes en la Seguridad Social registrados en el Sistema Único de Información y Recaudo (SUIR) en República Dominicana disminuyó en 462,615 personas empleadas, lo que equivale en términos relativos a una contracción de un 29.17% de la fuerza de trabajo.

Fuente: El Tiempo

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba