Opinión

Vacuna del COVID-19: Aprobación Insensata

Por: Jaime Bruno

Ocho meses después de haberse detectado el brote de coronavirus (COVID-19) en Wuhan, China, Rusia anuncia que ha aprobado una vacuna. El anuncio y con razón ha generado temores a nivel internacional de que este país este apresurando la aceptación del descubrimiento con fines políticos en momentos que el número de casos de virus en todo el mundo ha superado los 20 millones.

El presidente ruso ha declarado que la vacuna para el Coronavirus (COVID-19) funciona “con suficiente eficacia”, pero como puede esto ser posible sin haberse completado las pruebas de la Fase III que debe realizarse con toda Vacuna antes de suministrarse directamente a los seres humanos. Los ensayos de fase III tienen como objetivo evaluar de forma más completa la seguridad y la eficacia y en la misma se involucran una mayor cantidad de voluntarios que participan en un estudio multicéntrico adecuadamente controlado, de manera que se puedan definir con más precisión los efectos adversos asociados al medicamento.

El interés económico que generará esta vacuna ha lanzado a Rusia a una loca carrera que suscita mucha preocupación internacional al Moscú recortar las pruebas para ganar puntos políticos y de propaganda. Todo esto a pesar de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud de que ningún país debe desviarse de los métodos habituales de ensayar una vacuna en materia de seguridad y eficacia.

El anuncio de esta vacuna se ha convertido esencialmente en un reclamo de victoria en la carrera mundial de su descubrimiento. Con frecuencia los funcionarios moscovitas telegrafían y anuncian descubrimientos, conquistas y considerables avances tecnológicos, pero casi siempre todo esto viene con muy pocas informaciones para que la comunidad internacional pueda validar dichas aseveraciones.

La verdad que en todo el mundo, más de 30 vacunas se están desarrollando ya en etapa de ensayos avanzados en seres humanos. Las vacunas generalmente deben pasar por tres etapas de pruebas en humanos antes de ser aprobadas para su uso generalizado. Las dos primeras fases procuran validar que la vacuna no cause daños y que estimule el sistema inmunológico al momento de estas pruebas.

La sensatez debe prevalecer a la hora de hacer estos anuncios de verdades a medias porque el punto no es ser el primero en patentizar o descubrir la vacuna, más bien debe ser tener una vacuna segura y eficaz, y eso solo se obtiene concluyendo las diferentes fases del desarrollo de la misma.

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos
Cerrar
Botón volver arriba